Voluntariado

Cascos Blancos basa su accionar en el voluntariado, y tiene como eje de su concepción la voluntad organizada de individuos y grupos involucrados en la solución de los problemas que los afectan, en articulación con los organismos gubernamentales de los distintos niveles político-administrativos (nacional, provincial, municipal).
En ese sentido, promueve la generación de espacios de encuentro, reflexión,  formación  y organización de voluntarios y voluntariados. Muchos de los protagonistas de estos espacios llegan con experiencias propias, locales, formales o informales, y se plantean generar transformaciones que favorezcan a sus comunidades, las preparen para enfrentar situaciones adversas, las consoliden en sus avances. En conjunto, analizan ejes comunes, comparten recursos y se organizan con otros para alcanzar los objetivos consensuados.
Frente a situaciones humanitarias críticas, Cascos Blancos entiende que su tarea principal consiste en contribuir a la organización de voluntariados a nivel local, que actúen en campos específicos de dichas situaciones.
En este proceso, a partir de 2003, se trabaja con especial énfasis en el impulso del sector juvenil del voluntariado, terminando con prácticas de marginación de las que muchas veces es víctima esta franja de la sociedad, cuya inclusión permite, además, recuperar los saberes y la natural energía juvenil como motor del accionar solidario y las múltiples experiencias sociales en respuesta a distintas crisis.
Del mismo modo, se apunta a la comprensión de la problemática que afecta a los protagonistas locales, la articulación de los recursos existentes con las distintas experiencias y la posibilidad de sistematizar y transmitir las acciones generadas, elementos determinantes a ser incorporados en la construcción del voluntariado solidario.

Registro de voluntarios

El trabajo con voluntarios hace imprescindible un registro de aspirantes y participantes de misiones anteriores, que permita clasificar sus capacidades y especialidades, con la intención de ajustar las demandas de los perfiles específicos a los listados existentes. De ese modo, además de garantizar la pertinencia de los integrantes de los equipos de trabajo, acelera los tiempos de conformación de los mismos.
En ese sentido, Cascos Blancos cuenta con un sistema de registro de voluntarios, soportado por una base de datos informática, actualizada y depurada de manera permanente, que permite sistematizar y formalizar la experiencia desarrollada a partir de acciones, recursos y características de voluntarios y perfilar de manera eficaz a los aspirantes en función de las futuras misiones y proyectos. Por otra parte, esta base contiene además datos de instituciones con las que se vincula Cascos Blancos, por lo que incluye organismos, agencias y gobiernos con los que se han firmado convenios de asistencia o cooperación mutua, así como información sobre proyectos y misiones desarrollados.
 

Lunes 30 de Abril de 2012